Saltar al contenido principal

Encuesta de condiciones de vida. 2018

Los ingresos medios netos anuales de los catalanes en el año 2017 fueron de 32.763 euros por hogar y de 13.338 euros por persona, un 4,3% y un 4,9% más, respectivamente, en relación con el año anterior, según la Encuesta de condiciones de vida.

El umbral de riesgo de pobreza fue un 8,8% superior al del año anterior y se situó en 10.981 euros en los hogares formados por una sola persona en 2018.

La tasa de riesgo de pobreza se situó en el 21,3% en 2018 (con datos de ingresos del año 2017), 1,3 puntos más que el año anterior. Por sexo, el riesgo de pobreza tuvo mayor incidencia entre las mujeres (24,1%) que entre los hombres (18,4%). Por edades, la tasa de riesgo de pobreza más elevada fue la de los menores de 16 años (28,0%), aunque es la única que disminuye en relación al año anterior (0,5 puntos), seguida de la de las personas de 16 a 64 años (20,2%) y de la de las personas mayores de 65 años (19,2%). Según la composición del hogar, los hogares que incrementaron la propensión a situaciones de pobreza fueron los de un adulto con uno o más hijos dependientes (42,9%), los unipersonales (26,7%) y los formados por dos adultos con uno o más hijos dependientes (25,8%).

En el año 2018, la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (AROPE) se situó en un 24,7%, nueve décimas más que el año anterior. Este incremento hay que atribuirlo al aumento de la tasa de riesgo de pobreza (que pasó del 20,0% en 2017 al 21,3% en 2018) y al aumento de la proporción de la población en situación de privación material severa (que pasó del 5,0% en 2017 al 6,5% en 2018). En cambio, el porcentaje de hogares con baja intensidad de trabajo disminuyó en relación con el año anterior (del 8,8% al 5,8%).

Las privaciones más frecuentes que manifestaron los catalanes en el año 2018 siguen siendo no poder afrontar unos gastos imprevistos de 700 euros (28,3%) y no poder permitirse una semana de vacaciones al año (27,2%), pero muestran una mejora respecto al año anterior (3,6 y 2,5 puntos respectivamente). En cambio, otras privaciones, como no poder mantener la vivienda a temperatura adecuada, aumentaron (del 6,3% al 8,8%).

Por lo que se refiere a la población según la dificultad para llegar a fin de mes, el 8,5% llegaba con mucha dificultad, el 16,1% con dificultad y el 28,1% con cierta dificultad, y representan el 52,7% de la población en el año 2018, mientras que en 2017 fueron el 49,6%.