Saltar al contenido principal

Movimientos migratorios. 2018

En 2018, el saldo migratorio total para Cataluña fue de 96.524 entradas netas, como resultado de la migración con el resto de España (−2.689) y la migración externa (99.213). Todas las comarcas registraron saldos positivos, salvo La Conca de Barberà.

El saldo migratorio de Cataluña con el resto de España fue negativo (−2.689 personas), tras cuatro años de saldos positivos, al haber registrado más emigraciones (53.042) que inmigraciones (50.353). Los intercambios migratorios con el resto de España resultaron de signo negativo en 23 comarcas, entre las que destacan El Barcelonès (−1.020), El Vallès Occidental (−680) y El Baix Llobregat (−616). Por otra parte, los mayores saldos positivos se registraron en Osona (329 personas), La Garrotxa (185) y El Segrià (134).

Por edad, la población de 20 a 34 años registró un saldo migratorio con el resto de España de signo positivo (3.891 personas), mientras que el resto de grupos de edad presentaron saldos de signo negativo. Por nacionalidad, la población de nacionalidad española registró un saldo negativo con el resto de España (−4.369 personas), mientras que la población de nacionalidad extranjera tuvo un saldo positivo de 1.680 personas.

En 2018, el saldo migratorio externo de Cataluña fue de 99.213 personas, y fue positivo en todas las comarcas. Las inmigraciones procedentes del extranjero (177.216 movimientos) registraron un incremento del 16,7% respecto a un año atrás, y las emigraciones con destino al extranjero (78.003) disminuyeron un 17,5%.

Los flujos entre comarcas dieron por resultado un saldo positivo en 30 comarcas. El Maresme, El Vallès Occidental y El Baix Penedès registraron los mayores saldos migratorios positivos con el resto de comarcas, mientras que El Barcelonès destacó por presentar el mayor volumen de salidas netas (−13.710).

Los cambios de residencia entre municipios de Cataluña se incrementaron un 8% respecto al año anterior. Los municipios que registraron mayores saldos positivos como consecuencia de las migraciones internas en Cataluña fueron Badalona (797), Sabadell (585), Calafell y Masquefa (529). En el otro extremo, Barcelona destacó por registrar el mayor saldo negativo interno con 12.313 personas, seguida por L'Hospitalet de Llobregat (−1.560) y Santa Coloma de Gramenet (−571).

Por lo que se refiere a la migración interna dentro de Cataluña según el tamaño demográfico del municipio de origen y destino, se constata que los municipios de más de 100.000 habitantes fueron emisores de flujos migratorios netos hacia el resto de municipios. Los comprendidos entre 10.001 y 20.000 habitantes destacaron en el conjunto de municipios con saldos migratorios positivos.

El Idescat publica una ampliación de resultados de los Movimientos migratorios correspondientes al periodo 1998-2004.