Encuesta de condiciones de vida. 2017

En 2016 los ingresos medios netos anuales de los catalanes fueron de 31.411 euros por hogar y de 12.712 euros por persona, un 0,2% y un 0,4% más en relación al año anterior, según la Encuesta de condiciones de vida.

La tasa de riesgo de pobreza se situó en el 20,0% en el año 2017 (con datos de ingresos de 2016), ocho décimas superior a la del año anterior. Por edades, la tasa de riesgo de pobreza más elevada fue la de los menores de 16 años (28,5%), seguida de la de las personas de 16 a 64 años (19,0%) y de la de las personas de mayores de 65 años (15,5%). Según la composición del hogar, las tasas de riesgo de pobreza más elevadas fueron de los hogares monoparentales (35,3%); sin embargo, la tasa de este tipo de hogar disminuyó en 5,1 puntos en relación con el año anterior. Otros hogares con tasas elevadas fueron los unipersonales (27,6%) y los formados por dos adultos con uno o más hijos dependientes (22,3%).

El umbral de riesgo de pobreza aumentó un 0,4% respecto del año anterior y se situó en 10.097 euros en los hogares formados por una sola persona y en 21.203 en los hogares de dos adultos y dos niños.

La tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (tasa AROPE) se situó en un 23,8% en 2017, mientras que en el año anterior había sido del 22,5%. Este incremento se debe atribuir al aumento de la tasa de riesgo de pobreza, que pasó del 19,2% en 2016 al 20,0% en 2017 y al aumento de la baja intensidad de trabajo en el hogar, que pasó del 7,2% en 2016 al 8,8% en 2017. En cambio, la proporción de hogares en situación de privación material severa disminuyó, del 5,5% en 2016 al 5,0% en 2017.

Por otra parte, los indicadores de nivel de privación de los hogares, que recogen aspectos subjetivos de las condiciones de vida, dan una señal contraria a los indicadores de distribución de la renta, ya que mostraron mejoras respecto al año anterior. Así, por ejemplo, el número personas que manifestaron que llegaban a fin de mes con mucha dificultad representaban el 7,0% de la población en 2017, mientras que el año anterior representaban el 12,7%.

La Encuesta de condiciones de vida (ECV) mide la incidencia y la composición de la pobreza mediante el establecimiento de un umbral de riesgo de pobreza. Además, ofrece información sobre la distribución personal de la renta a partir de los ingresos anuales netos. Por otra parte, aporta datos sobre las privaciones de los hogares, las condiciones de las viviendas y el indicador de riesgo de pobreza o exclusión social armonizado. Se trata de una estadística de periodicidad anual que presenta los resultados para el conjunto de Cataluña. Como ya se hizo en la edición de la Encuesta de condiciones de vida del 2016, el Idescat ofrece una ampliación de resultados de la Encuesta del 2017, realizada conjuntamente con el INE. Además, el Idescat ha contado con la colaboración del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, del Área Metropolitana de Barcelona, del Ayuntamiento de Barcelona y del Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de Barcelona.

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Menéame
  • Digg

Comparta esta dirección: https://idescat.cat/es/n2991

Usted está aquí:

  • Novedades
  • Encuesta de condiciones de vida. 2017