Movimientos migratorios. 2017

En 2017 se registraron 236.694 cambios de residencia entre municipios de Cataluña, con un incremento del 2,8% respecto al año 2016, según la Estadística de movimientos migratorios. El saldo migratorio total de Cataluña en el año 2017 fue de 61.512 entradas netas, como resultado de la aportación de la migración procedente del resto de España (4.216) y la migración del extranjero (57.296).

La mayoría de comarcas catalanas y Aran registraron saldos migratorios positivos. Únicamente El Baix Ebre, La Cerdanya, El Pallars Jussà, La Ribera d’Ebre y La Terra Alta registraron saldos negativos. El Barcelonès, con un saldo de 21.079 movimientos, destacó como receptor de las migraciones del resto de España y del extranjero, y como emisor de los movimientos dentro de Cataluña.

El 56,2% de los movimientos internos en Cataluña fueron intercomarcales. Las comarcas limítrofes a El Barcelonès fueron centros de atracción de los flujos intercomarcales. El Maresme (1.820 movimientos), El Vallès Oriental (1.461) y El Vallès Occidental (1.115) registraron los mayores valores de saldos migratorios netos. Por otra parte, El Barcelonès destacó por presentar el mayor saldo negativo, con 9.945 salidas netas al resto de Cataluña.

En cuanto a migraciones dentro de Cataluña según el tamaño del municipio, se constata que fueron emisores de flujos migratorios hacia el resto de municipios los municipios de entre 50.001 y 100.000 habitantes (−717) y Barcelona (−9.222).

Respecto al saldo migratorio neto del conjunto de Cataluña con el resto de España, este fue positivo en 27 comarcas y Aran. El Barcelonès concentró la mayor parte de las 4.216 entradas netas, con un saldo de 2.776 movimientos, seguido de El Vallès Occidental (463) y de Osona (347). Hubo 14 comarcas con saldos negativos, y las mayores diferencias entre las inmigraciones y las emigraciones fueron las de El Baix Llobregat (−67) y El Maresme (−61).

El aumento de los movimientos migratorios de Cataluña con el extranjero se reflejó con saldos positivos en todas las comarcas y en Aran, salvo en La Cerdanya y El Montsià. El Barcelonès destacó por presentar el mayor saldo positivo (28.248) con una tasa de migración neta positiva de 12,6‰ habitantes. En el otro extremo, La Cerdanya registró un saldo negativo de 204 movimientos (que correspondía a una tasa de -11,5‰).

La Estadística de movimientos migratorios, iniciada en 1988 y de periodicidad anual, recoge las cifras municipales de la migración según su procedencia o destino y tiene como objetivo recopilar anualmente los flujos de migraciones de las comarcas y municipios de Cataluña. Las estadísticas de variaciones residenciales de Cataluña se elaboran a partir de las altas y bajas padronales por cambio de residencia que los ayuntamientos envían al Instituto Nacional de Estadística (INE), con periodicidad mensual.

Estadísticas

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • LinkedIn
  • Menéame
  • Digg

Comparta esta dirección: https://idescat.cat/es/n3054

Usted está aquí: