Saltar al contenido principal

Movimientos migratorios. 2019

El saldo migratorio total para Cataluña en 2019 fue de 113.897 entradas netas, cifra que representa un incremento del 18,0% respecto a un año atrás. Los cambios de residencia entre municipios de Cataluña fueron 265.466, un 3,9% más que en 2018.

La tasa de migración neta para el conjunto del territorio fue de 14,8‰ habitantes. Todas las comarcas registraron saldos positivos, excepto L'Alt Urgell (−1,6‰). Las comarcas con las tasas más elevadas fueron El Moianès (29,1‰) seguido de El Baix Penedès (27,0‰).

El saldo migratorio con el extranjero fue de signo positivo (116.352) y fue un 17,3% más elevado que el año anterior, puesto que las inmigraciones procedentes del extranjero lograron el valor más alto registrado nunca en Cataluña (203.843) y superaron las emigraciones (87.491). Destacan las inmigraciones procedentes de América, que representan el 42% del total, y son las que más aumentaron en relación al año anterior (25%). En cuanto a las emigraciones con destino al extranjero (87.491), tuvieron un aumento del 12,2% en relación al año 2018. El saldo migratorio externo fue positivo en todas las comarcas, excepto L'Alt Urgell (−2,9#8240). Las mayores tasas de migración externa correspondieron a El Barcelonès (21,9‰) y La Cerdanya (20,7‰).

El saldo migratorio entre Cataluña y el resto de España fue de signo negativo (−2.455 personas), un 8,7% menos que un año atrás. Se registraron 52.379 inmigraciones procedentes del resto de España y 54.834 emigraciones. El saldo negativo es consecuencia de una mayor salida de población de nacionalidad española, que registró un saldo neto de −4.304 personas, mientras que en el caso de la población extranjera, las entradas superaron las salidas en 1.849 personas. Los intercambios migratorios con el resto de España fueron de signo positivo en 18 comarcas. Los saldos más elevados se registraron en Osona (239 movimientos) y El Bages (126), mientras que entre las comarcas con saldos negativos destacó El Barcelonès (−1.289 personas).

Por otro lado, se registraron 265.466 cambios de residencia entre municipios de Cataluña, un 3,9% más que en 2018, que dejaron un saldo de signo positivo en 29 comarcas. Entre las comarcas con saldos negativos destacó El Barcelonès, que tuvo el saldo más elevado, con una pérdida neta de 14.731 personas y 45.324 salidas hacia el resto de comarcas de Cataluña, principalmente las que son limítrofes (Baix Llobregat, El Vallès Occidental, El Maresme).

El análisis de la migración interna según el tamaño demográfico del municipio de origen y de destino constata que los municipios de tamaño pequeño y medio son los receptores de los movimientos de salida de los municipios grandes (mayores de 100.000 habitantes).

El análisis de la estructura demográfica de los movimientos migratorios internos de Cataluña muestra la elevada frecuencia de habitantes entre los 25 y 49, lo que representa el 53% del total. En cuanto a la nacionalidad, el 28,6% de los movimientos internos registrados en Cataluña correspondieron a población de nacionalidad extranjera.